Blog

Zerif supports a custom frontpage

Que quiere decir cuestionar prostitutas madrid centro

que quiere decir cuestionar prostitutas madrid centro

Denuncian no haber recibido respuesta institucional a sus reclamaciones. La Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo AFEMTRAS y el colectivo Hetaira ha denunciado este martes el "silencio y la complicidad de las instituciones" hacia los "abusos policiales y vejaciones" que aseguran estar sufriendo por parte de algunos agentes las prostitutas del polígono de Villaverde.

Critican casos de supuestos abusos de poder por parte de algunos agentes del grupo XI de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales UCRIF que operan en el polígono; la misma Unidad que se encarga de investigar los delitos de trata.

Nos mienten diciéndonos que han visto en su base de datos que no tenemos la documentación en regla y nos amenazan con no poder renovar la documentación. Nos vejan cuando nos rompen nuestros resguardos de documentos de identidad tirando los restos al suelo o nos tiran los documentos de identidad a los pies para que tengamos que recogerlos del suelo tras una identificación", denuncian.

La asociaciones de meretrices detallan que muchas mujeres que han recibido frases como: Una fórmula muy hipócrita para justificar la criminalización con una supuesta preocupación por el bienestar y la protección de las mujeres cuando el efecto que provoca es totalmente opuesto", ha sentenciado una de las portavoces de Hetaira, Elisa Arenas. Por su parte, AFEMTRAS argumenta que "esta persecución no ayuda en nada en la lucha contra la trata , sino que la fomenta y que conlleva clandestinidad; y la clandestinidad lleva al abuso".

Las meretrices de Marconi se sienten "las grandes ninguneadas del derecho, víctimas de una constante violencia institucional". Pero que a día de hoy afirman que no han recibido ninguna respuesta institucional y los problemas siguen siendo los mismos. No hay malas mujeres. Solo hay malas leyes. Nosotros tenemos que acercarnos", asegura con rotundidad.

Sigue estando apasionada por su trabajo, tanto que a veces se monta en la unidad móvil y sale a la calle. Hoy cuenta la recompensa: Yo no estoy arriba. Estoy a la par de todos", dice. La charla se interrumpe. Hace tres años conoció la asociación por otras compañeras. Hoy sonríe de oreja a oreja. Rocío la mira con orgullo. En la oficina todos tienen un nombre perfecto para la niña.

Aparecen otras mujeres, todas rumanas. Saludan, comentan algo y se van. Es lo mismo cuando la niña de una de estas mujeres nace. Es como de mi familia". Asegura que cuando alguna vuelve a la red de prostitución, lo que ha pasado 14 veces de entre las 3. Nadie la quiere, por eso yo no me canso de ayudar.

que quiere decir cuestionar prostitutas madrid centro Within this society, this group is made up of Black and third world people, working-class people, older people, and women. Nunca se había prostituido y ni siquiera pensaba en ello. Volver a la noticia 'Prostitutas de Villaverde denuncian vejaciones por parte de agentes policiales'. La compra prostitutas santa pola prostitutas san blas alicante cuerpo de las mujeres presenta enormes similitudes con nuestro comportamiento de consumo [ Solo hay malas leyes. Hacen referencia a la IV Conferencia de las Naciones Unidas sobre las mujeres, en Beijing el añocuando se reconoció la prostitución como forma de violencia contra las mujeres, y como la principal manifestación de desigualdad entre hombres y mujeres Caritas Madrid.

La exotización tiene un efecto de silencio para las mujeres; la mujer es como una alegoría, el folclor de su país, la imagen fija e inmutable, la guardiana de la raza, mientras que el hombre es la acción, la voz. Tal lugar simbólico que es dado a las mujeres, las deja en una situación de desigualdad, y el acceso de las mujeres al poder es negado.

Dicha construcción es variable de acuerdo con el país y el contexto. A partir de este ideal, las mujeres inmigrantes son definidas como víctimas, otras como naturalmente sumisas, otras son alabadas por su belleza exótica. La situación no es diferente cuando el tema es la prostitución. Modelos naturalizados y esencializados acerca del ser mujer, han constituido mujeres otras, heterodesignadas, sin voz, viviendo para el hombre, la familia, el hogar, los hijos, y no con ellos. Las mujeres pagan un precio cuando -por diferentes motivos- niegan y transgreden los modelos de normalidad vigentes: Son diversas las posiciones acerca de la prostitución en la teoría política feminista.

Para la perspectiva abolicionista, una mujer no puede asumir libremente una ocupación tan estigmatizada, lo que justifica el combate a la prostitución. En la visión de las abolicionistas, mujeres que ejercen la prostitución son engañadas y por eso creen que son libres Juliano Antes de proseguir, queremos resaltar el papel fundamental que la discusión acerca de la prostitución voluntaria y no voluntaria debe tener en ese debate. Son muchos los casos en que las mujeres migran con la finalidad de trabajar en el mercado del sexo.

Colectivo en Defensa de los Derechos de las Prostitutas. Fueron realizadas entrevistas con representantes de cada institución, las que fueron grabadas previa su autorización.

En se encargó al ala femenina de la Acción Católica actuar en la sociedad española, debido a las situaciones de extrema necesidad que se daban en España como consecuencia de la posguerra.

Entre sus objetivos fundacionales se destacó el ayudar a la promoción humana y al desarrollo integral de la dignidad de todas las personas que se encuentran en situación de precariedad. En su trayectoria, Caritas asume un triple compromiso en su acción social: Los recursos de Caritas Madrid son clasificados por la propia institución en tres grandes grupos: La acción de Caritas Madrid se divide en tres pilares.

Sin embargo, para que eso se pueda concretar, Caritas Madrid considera que es necesario conocer las realidades de exclusión e injusticia de Madrid, posibilitando que los sujetos pobres y excluidos puedan hablar acerca de sus realidades, y a la vez puedan ser incentivados para la participación social, política y evangélica.

El segundo pilar, el plan de atención a personas en situación de vulnerabilidad social, pretende evitar el paso a la exclusión mediante la prevención como elemento fundamental de trabajo, potenciando redes de apoyo social, la atención, la acogida y el acompañamiento a las personas menores, jóvenes, adultos, mayores.

El tercer pilar es el plan de atención a personas en situaciones de exclusión social, y propone un acercamiento a las personas excluidas en los locales donde se encuentran drogodependientes, sin hogar, mujer, salud mental, zonas excluidas. Se instituyó e inició su labor en , y en abrió el Centro de Acogida en el Distrito Centro de Madrid.

Utiliza en todos sus informes el término "personas prostituidas" -presente en el nombre de la asociación, dejando clara su posición abolicionista acerca de tal actividad.

Se informa también de que APRAMP fue pionera en el tratamiento del problema de la prostitución, y ha diseñado un modelo de Red de Cercanía que "incorpora la perspectiva de género y huye de intervenciones meramente paliativas".

La financiación para sus actividades son: Surgió en a través de la organización de un grupo de mujeres voluntarias -algunas prostitutas y otras no- que decidieron organizarse y reclamar derechos para todas las mujeres que trabajan en la industria del sexo. Cuando habla de los primeros trabajos de Hetaira, la coordinadora entrevistada destaca que algunas preocupaciones las movieron a la acción en favor de la lucha por la descriminalización.

Tenían acceso a los puntos de vista de las abolicionistas, que desconocían la realidad de las prostitutas y la de otras mujeres y tenían una cierta tendencia a hablar de generalidades sin escuchar a las propias prostitutas. Así, cuando Hetaira fue creada, el principal objetivo no era ofrecer actividades a las prostitutas, sino que era crear, junto con ellas, una organización y espacio de debate entre las mujeres para cuestionar los estigmas vividos por ellas.

Defienden, sin embargo, que deben ser implementadas y reforzadas políticas para mujeres que quieran dejar de ejercer la prostitución, pero que, de hecho, les permita vivir de forma autónoma y "no de la beneficencia, como suele ocurrir". En este sentido, consideran que se debería reconocer en los códigos comerciales la prostitución como trabajo, teniendo en cuenta, como mínimo, dos variables: Las tres instituciones analizadas son bastante diferentes y tienden a posicionamientos político-institucionales bastante diversos.

Abajo, el resumen de las actividades realizadas por instituciones de atención a prostitutas en la ciudad de Madrid. Caritas Madrid es una institución de filosofía religiosa, y esa es una marca fuerte en sus acciones e intervenciones.

Es muy frecuente en su discurso la idea de que las desigualdades y explotaciones existen, prioritariamente, por falta de oportunidades. Así, identificamos en su discurso la preferencia por una política que se dedique fundamentalmente a dar esas oportunidades. Realizan varios estudios financiados por diversos órgaños gubernamentales acerca de la prostitución: Parecen partir de la idea de que la ciudadanía, como acceso a derechos, no es suficiente para las cuestiones de las prostitutas, y plantean una nueva ciudadanía -a través de la participación política de esas mujeres.

En relación a las actividades desarrolladas por las tres organizaciones, ellas pueden ser clasificadas como: Concepciones acerca de la prostitución. Las instituciones analizadas se dividen en dos tipos: Las del primer tipo consideran que la prostitución es una forma privilegiada de ejercicio del poder patriarcal, y que es una de las formas de esclavitud sexual para las mujeres.

En su filosofía de trabajo no hacen distinción clara, aunque las reconozcan, entre prostitución forzada y por decisión propia, porque consideran que la situación de "esclavitud" nunca puede ser el resultado de una opción. Consecuentemente, las prostitutas son vistas como víctimas por excelencia, y el ejercicio de la prostitución es algo degradante e indigno en sí mismo. Por tanto, la alternativa es la abolición de la prostitución y la reinserción de las prostitutas independientemente de lo que ellas quieran.

Las entrevistadas manifiestan la concepción de la institución sobre el tema: El abolicionismo, eso quisiéramos todos, pero los culpados son los hombres; las mujeres son víctimas del sistema. Nunca es una relación de igualdad. Las mujeres son masacradas, sometidas. Las relaciones de pareja son un problema, porque la mayoría de los hombres que buscan a las prostitutas son casados; no encuentran en su mujer la satisfacción sexual.

Las otras tienen que aguantar. Ellos son los culpables, son hombres con mente depravada Caritas Madrid. He cambiado mi visión. Antes no entendía por qué vendían sus cuerpos, pero hoy lo entiendo: Así, para esas organizaciones la prostitución es la forma de convertir el sexo en mercancía mediante actos que violan los derechos humanos. Hacen referencia a la IV Conferencia de las Naciones Unidas sobre las mujeres, en Beijing el año , cuando se reconoció la prostitución como forma de violencia contra las mujeres, y como la principal manifestación de desigualdad entre hombres y mujeres Caritas Madrid.

Así, la prostitución en todos los casos es considerada como actividad indigna, una vez que implica sufrimiento, marginación y esclavitud. Un aspecto importante identificado en las concepciones de las dos organizaciones de cuno abolicionista es el lugar destacado que se le da a la posición de víctima de las prostitutas. Los hombres son los culpables y las mujeres son víctimas de condiciones de vida inhumanas. Trabajar en la defensa de los derechos humanos y en contra de sus violaciones.

No queremos hacer distinciones entre prostitución forzada y voluntaria. Para nosotras la prostitución voluntaria no existe, es una realidad que debe ser transformada con urgencia.

Esta misma entrevistada relaciona prostitución con violencia de género y destaca la importancia de trabajar junto a los hombres clientes con el fin de sensibilizarlos sobre el problema. Así, hasta su política era reglamentarista en la línea de lo anteriormente expuesto en este artículo. En esta fecha se pasó a una política abolicionista tolerante con la prostituta e intolerante con el proxeneta.

Esto significa que permitía el ejercicio de la prostitución de una persona por su cuenta como expresión de las libertades civiles , pero penalizaba la explotación de un establecimiento de sexo, o sea, el hecho de dar un lugar a la prostitución.

La aplicación de estas medidas se hacía bajo el espíritu de tolerancia característico de las políticas holandesas: Actualmente, en Holanda la prostitución ha sido despenalizada y se ha iniciado una política legalicionista, siempre y cuando se trate de una opción voluntaria. Esto supone reglamentar el funcionamiento de los locales, que pasan a ser gestionados como cualquier otro negocio comercial, y, a su vez, supone incorporar la prostitución como una profesión al derecho laboral y considerarla como un trabajo en la industria del sexo.

En este sentido, la política de inmigración tiene una importante relación con las medidas que se toman para legalizar la actividad de la prostitución a efectos de no producir discriminación hacia las mujeres extranjeras que trabajan en el sector del sexo. Esto es ya una discriminación importante que no se da en otras profesiones, por lo que la lógica que subyace en el fondo, en mi opinión, sigue siendo que la prostitución es algo "especial" que hay que controlar de alguna manera.

Si un país no te permite la entrada con un contrato de trabajo sexual y sí con un contrato de trabajo doméstico, seguimos hablando de estigma, de control y no de igualdad real ni legal en materia laboral. El cuerpo como mercancía y como víctima: Para este discurso, la prostitución es siempre una forma de esclavitud sexual. Es una forma de violencia contra las mujeres que atenta contra su integridad y dignidad. Un importante sector feminista se encuadra en estos tipos de políticas.

Al mismo tiempo, los Estados que corroboran este convenio "se comprometen a adoptar medidas para la prevención de la prostitución, la rehabilitación y adaptación social de las víctimas de la prostitución" [Gutiérrez, Prostitución es siempre equivalente a esclavitud sexual.

Coherente con este planteamiento, la postura política adoptada por estos movimientos hoy en día supone definir la prostitución como una forma de violencia contra las personas que la ejercen. Defiende que se trata de una cuestión ética: Las palabras de Rosario Carralero, miembro de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres de Madrid, reflejan también esta idea de que el cuerpo femenino se convierte en una mercancía: La compra del cuerpo de las mujeres presenta enormes similitudes con nuestro comportamiento de consumo [ Desde esta óptica el modelo de reglamentación opuesto al abolicionista supone organizar "la venta del cuerpo de las mujeres", legitimar el "mercado de cuerpos femeninos destinados a la población masculina para su consumo individual con fines sexuales" [Carralero, Detractores de esta postura señalan que prostituirse es sólo un intercambio de servicios sexuales por dinero.

No se vende el cuerpo, ni la persona, se venden sólo servicios sexuales. El de "objeto" de consumo. Y convertir la sexualidad femenina en un objeto comercial atentaría contra la integridad y dignidad de las personas. Para estas teóricas la prostituta es siempre una víctima cuya capacidad de decisión se encuentra limitada por unas condiciones sociales estructurales pobreza, marginación, falta de oportunidades, abuso sexual. El Estado se convierte en "salvador" de las prostitutas ofreciéndoles "alternativas" rehabilitadoras normalmente la limpieza de casas.

Frente a estas posturas, muchas son las críticas y replanteamientos de científicos y, especialmente, de las propias trabajadoras sexuales, tal y como lo he expuesto.

Gould describe el proceso por el que se aprueba en Suecia, en , la ley denominada Sexkdpstag, que regula la compra y venta del sexo penalizando al consumidor. Este autor plantea que Suecia se enfrenta a una contradicción: Otro caso relevante como país con un sistema legal abolicionista es España. Dichas reformas legales son descritas por algunas juristas como medidas con una fuerte carga moral de índole religioso: También se ha manifestado la incoherencia entre ley y realidad: Para la socióloga Raquel Osborne, la política de corte abolicionista en España se traduce en que.

Algo que queda patente en las calles madrileñas donde la lucha contra la prostitución se ha convertido en una lucha contra la inmigración femenina. La veda ha quedado abierta. Desde ramas diversas del pensamiento feminista se da un acercamiento a los movimientos reivindicativos de las trabajadoras sexuales por el reconocimiento de sus derechos.

El enfrentamiento entre regular o abolir la actividad de la prostitución toma nuevos caminos desde posturas feministas alternativas. La socióloga Raquel Osborne cuestiona: Aunque la prostitución sea entendida como un producto de la desigualdad social estructural entre hombres y mujeres, esto no significa que haya que mirar hacia otro lado y no reconocer su existencia ni las condiciones sociales y laborales en que se desarrolla ni las reivindicaciones de los derechos de estas mujeres.

Su discurso incluye también una crítica a las instituciones sociales legitimadas para las relaciones sexuales entre hombres y mujeres como el matrimonio y el noviazgo , ya que también podrían ser consideradas en términos de un intercambio económico por servicios sexuales y domésticos.

Por ejemplo para G. Esta autora centra el problema en el estigma social del que es objeto la prostitución femenina, afirmando que "el estigma de puta, aunque se dirige de forma explícita hacia las mujeres prostitutas, controla implícitamente a todas las mujeres" [Petherson, Desde esta perspectiva, el estigma de puta es una construcción social que obedece a procesos de racionalización de la dominación que ejercen determinados sistemas sociales sobre otros en este caso, las representaciones sociales masculinas sobre las femeninas , de manera que "las actividades asignadas a la mujer resultan perfectamente compatibles con las estructuras comunes de dominación masculina" [Petherson, Una postura similar es la defendida por Dolores Juliano, que centra el problema en general en los modelos sociales construidos y, en especial, en las conductas sociales entendidas como adecuadas para las buenas mujeres.

A su vez, esta autora también reafirma el potencial de autonomía que supone la gestión y el control sobre el propio cuerpo femenino: Esta autora plantea, al igual que G. Plantea como problema principal de las trabajadoras sexuales el estigma social que recae, no sólo sobre ellas, sino que sufre el sexo femenino en su totalidad como forma de control social. Desde esta óptica, las estrategias de actuación serían la consideración de la prostitución como trabajo, así como la eliminación del estigma social, es decir, actuar.

Lo que es funcional para el sistema es precisamente la estigmatización, que aísla y debilita al colectivo de las trabajadoras sexuales, impidiéndoles manifestarse e imponer sus problemas y reivindicaciones [Juliano, Ciertamente es una nueva manera de mirar debajo de la alfombra donde la sociedad esconde sus desechos [Juliano, En este sentido, la prostitución no genera un nuevo marco para la sexualidad, sino que reproduce y magnifica el existente.

Y otro punto diferente es que la gestión del propio cuerpo como negocio pueda suponer una mayor protección y derechos a estas mujeres. Por tanto, al elevar a estas mujeres a esta categoría las estamos dotando de un armamento legal con que defenderse, tanto de empresarios como de clientes y de mafias; sin victimizarlas ni infantilizarlas.

Comienza a ver los frutos de los incontables almuerzos con políticos y empresarios a los que pedía apoyo. A puerta cerrada le daban una palmadita en la espalda y le decían: Su objetivo es que encuentren otro medio de vida. Inició su labor hace casi 40 años, con grupos de mujeres que sufrían violencia doméstica.

Después, con niños con discapacidad mental. A principio de , andando por Madrid, observó por primera vez las caras de las mujeres que se prostituían en las calles. Los meses siguientes se reunió con prostitutas y les preguntó qué les preocupaba. Como resultado de esas charlas, y con mucho esfuerzo, Nieto puso en marcha un servicio de guardería para hijos de meretrices.

Luego organizó talleres de formación para el empleo. En coordinación con el Ayuntamiento, logró que algunas mujeres se colocaran como trabajadoras domésticas, con salario mínimo.

0 thoughts on “Que quiere decir cuestionar prostitutas madrid centro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *