Blog

Zerif supports a custom frontpage

Prostitutas madres militares prostitutas antigua grecia

prostitutas madres militares prostitutas antigua grecia

En realidad, el vínculo entre capitalismo y prostitución resultaba bastante cuestionable. Mujeres Libres atribuía su comportamiento a la influencia burguesa. La solución, sin embargo, no se reducía a destruir el sistema de clases.

La abolición del capitalismo, por sí sola, no bastaba para destruir el dominio del hombre sobre la mujer. Su existencia resultaba incompatible con el proyecto emancipador que ellos defendían. Los clientes de los prostíbulos también eran objeto de duras críticas. Pero, de hecho, los libertarios también formaban parte de la clientela de los burdeles. En Barcelona, lo mismo que en Valencia, la FAI se hizo con el control de los prostíbulos del barrio chino.

En este caso, su objetivo no fue, por lo que parece, acabar con el comercio sexual. Cada una de ellas podía ser su hermana, o su madre. La organización Mujeres Libres intentó pasar de las palabras a los hechos. Para abolir una plaga tan degradante, tan contraria a la dignidad de la mujer, promovió los Liberatorios de Prostitución. Su objetivo era la reinserción social de las afectadas a través de distintas líneas de actuación. Por otra parte, formación ética.

Respecto a la faceta económica del problema, formación profesional. Pero había situaciones y situaciones. A una prostituta cara, que había hecho de su cuerpo un medio de ascenso social, no se le podía decir que viviera con el sueldo de una proletaria. La ingenuidad revolucionaria era patente, como apunta Javier Rioyo.

Las meretrices alfabetizadas no se molestaban en leer la propaganda de las libertarias. Mientras tanto, Federica Montseny , la ministra anarquista de Sanidad, fracasaba en su empeño de eliminar la prostitución.

En su opinión, este sueño requería un cambio profundo en los valores sexuales, por entonces demasiado vinculados a normas religiosas. Tan normal como el comer. La fuerte demanda masculina generaba la oferta. Uso de cookies Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Las prostitutas griegas pertenecían a distintas categorías, dependiendo de diversos factores relacionados con su trabajo: Este propietario podía ser un ciudadano también un o una meteco , para el que ese negocio constituía una fuente de ingresos como cualquier otra y por el que tenía que pagar un impuesto proporcional a los beneficios que le generaba.

Son frecuentadas por los marinos y los ciudadanos pobres. A esta categoría pertenecían las mujeres de los burdeles del Estado ateniense. Así, uno de los personajes de las Adelfas exclama:. Es importante que diga esto.

Nuestra ciudad rebosa de pobres chicos a los que la naturaleza obliga duramente, que se perderían por caminos nefastos: Como subraya el personaje, los prostíbulos solonianos aportan satisfacción sexual accesible a todos: Aun cuando la veracidad histórica de estas anécdotas fuera dudosa, parece, sin embargo, claro que los atenienses consideraban la prostitución como un componente de la democracia.

Utilizaban, también, el maquillaje , aparentemente de forma poco discreta: Estas prostitutas son de orígenes diversos: En Atenas, debían estar registradas y pagar un impuesto. Algunas consiguen hacer fortuna en su oficio. En el siglo I , en Koptos, en el Egipto romano , los impuestos se elevan a dracmas. Sus tarifas son, sin embargo, difíciles de evaluar, pues parece que variaban mucho. En el mismo texto, una joven virgen puede pedir una mina , es decir, cien dracmas 7, 3 , incluso dos minas.

Todo depende de si el cliente pretende la exclusividad de la prostituta o no. Comparables en cierta medida a las geishas japonesas , poseen una educación esmerada y son capaces de tomar parte en las conversaciones entre gentes cultivadas. Originaria de Mileto y, por tanto, reducida al estatuto de meteco en Atenas, atrae a su casa a Sófocles , Fidias , a Sócrates y sus discípulos. Algunas de estas heteras fueron muy ricas. Jenofonte describe a Teódota rodeada de esclavas, ricamente vestida y alojada en una casa de gran altura.

Algunas se distinguen por sus gastos extravagantes: Heródoto Historia , II, no cree en esta anécdota, pero describe una inscripción muy costosa que ella financió en Delfos. En Los aduladores v. La ofrenda a las divinidades en forma de mujeres-prostitutas no alcanzó en Grecia una amplitud comparable a la que existió en el Próximo Oriente antiguo; no obstante, se conocen varios casos.

Conservamos el recuerdo del hecho gracias a un canto festivo encargado a Píndaro fgt. Un caso singular de prostitución sagrada de mujeres libres tuvo lugar en la colonia de Locros Epicefirios , en la Magna Grecia. En cualquier caso, en tanto que mujeres, son ya marginales en la sociedad griega. Asimismo, le informamos que, con el fin de poder ofrecerle productos y servicios de Prisma Publicaciones S.

Puede consultar el listado de empresas del Grupo Planeta en el siguiente link www. Dichas empresas desarrollan su actividad en los sectores editorial, formación, cultura, ocio, coleccionismo, textil, seguros privados, gran consumo y joyería. Cualquier persona tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Prisma Publicaciones S. Asimismo, las personas interesadas tienen derecho a acceder a sus datos personales, así como a solicitar la rectificación de los datos inexactos o, en su caso, solicitar su supresión cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos.

Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia. Artículos relacionados Idilio en el gimnasio. La homosexualidad en la antigua Grecia. La obsesión por la belleza en el antiguo Egipto.

Prostitutas madres militares prostitutas antigua grecia -

Tras resistirse, la muchacha les lanzó una especie de maldición: Algunas se distinguen por sus gastos extravagantes: Por consiguiente, aunque es legal, el ejercicio de la prostitución es socialmente vergonzoso.

A la miseria económica se unía la exclusión social, reflejada en el impactante relato de la detención de Rosa , una prostituta de Granada, en diciembre de Tras resistirse, la muchacha les lanzó una especie de maldición: En el bando franquista, la moral católica exigía reprimir cualquier forma de transgresión sexual.

A Rosa, como hemos visto, la detuvieron, pero fue por montar una escena, no por su actividad sexual. Se suponía que los hombres, por su naturaleza, no podían sino caer en el pecado de la lujuria.

Puesto que eso resultaba inevitable, mejor permitirles que se desahogaran con profesionales. Así respetarían la virginidad de sus novias formales. Los burdeles debían permanecer en zonas alejadas de la población civil, de manera que las mujeres se mantuvieran a distancia de las trincheras y los domicilios particulares. Una preocupación de los mandos era impedir que oficiales y tropa se mezclaran al acceder a los prostíbulos, de manera que la disciplina se viera menoscabada.

Para impedirlo, unos y otros debían frecuentar establecimientos distintos o, por lo menos, presentarse en diferentes horarios.

Pero, en ocasiones, eran los propios jefes quienes introducían a las mujeres en el cuartel. A los legionarios se les podía adoctrinar sobre las virtudes de las mujeres cristianas, pero lo cierto es que seguían frecuentando lo burdeles sin que nadie pudiera convencerles de lo contrario.

En los hospitales, la tasa de soldados enfermos de sífilis resultaba preocupantemente alta. De esta falta de pudor encontramos una expresiva muestra en un periódico extremeño de la época. No se oculta que la sustracción ha tenido lugar es un escenario supuestamente vergonzoso, señal de que no se tenía por escandaloso el comportamiento del militar.

Cada prostituta tenía que pasar por los preceptivos controles sanitarios, como forma de combatir la propagación de las enfermedades venéreas. En general, unos y otros tendían a culpabilizar a las mujeres por la extensión de las enfermedades, atribuyéndoles una sexualidad pervertida. Se suponía que todas, por definición, estaban infectadas.

Había que concienciar a los soldados para que tuvieran precauciones. En esta línea, las autoridades promovieron una campaña de concienciación tanto en la prensa y la radio como a través de panfletos y carteles propagandísticos. Uno de ellos, editado por la Generalitat, advertía contundentemente: La propaganda, sin embargo, tuvo escasas repercusiones.

Como antes los burgueses, se lanzaron a disfrutar de los placeres de Venus. Un observador de la época nos proporciona un testimonio elocuente: En otras ocasiones, el recurso al sexo mercenario constituía una manera de desfogarse después de un periodo prolongado en el frente. Esto es lo que sucedió con la XV Brigada Internacional tras un período de dos meses y medio de combate.

Los estadounidenses llegaron luego y sacaron a los franceses. Tal vez la clave se encuentre en su concepto de masculinidad, no demasiado diferente del esgrimido por sus enemigos. Vemos, por tanto, como un intelectual comunista asumía los tradicionales estereotipos de género que identifican al hombre con la fortaleza y la mujer con la fragilidad.

Una cosa era que el combatiente, por imprudencia, se contagiara, pero también podía darse el caso de que se infectara voluntariamente. La enfermedad venérea se convertía así en una variedad de automutilación. En otros casos, la infección se fingía o se prolongaba deliberadamente la convalecencia. Curiosamente, poco antes de la batalla del Ebro, parecía que las tropas republicanas padecían una epidemia de enfermedades de transmisión sexual.

Se multiplicaron entonces las inspecciones a los burdeles, con la clausura de los que abrían sus puertas ilegalmente. A los infectados se les amenazó con medidas disciplinarias, desde un mes de arresto, la primera vez, a un juicio por autolesiones si reincidían en dos ocasiones. Mientras tanto, en los medios de comunicación de izquierda, tenía lugar un animado debate en torno a la prostitución.

La ofrenda a las divinidades en forma de mujeres-prostitutas no alcanzó en Grecia una amplitud comparable a la que existió en el Próximo Oriente antiguo; no obstante, se conocen varios casos. Conservamos el recuerdo del hecho gracias a un canto festivo encargado a Píndaro fgt.

Un caso singular de prostitución sagrada de mujeres libres tuvo lugar en la colonia de Locros Epicefirios , en la Magna Grecia. En cualquier caso, en tanto que mujeres, son ya marginales en la sociedad griega. No se conocen testimonios directos sobre su vida ni descripciones de los burdeles donde trabajaban. Es verosímil, sin embargo, que los prostíbulos de Grecia fueran similares a los de Roma , descritos por escritores o conservados en Pompeya: Las prostitutas evocadas son independientes o heteras: Las escasas fuentes escritas al respecto muestran claramente lo que pensaban los hombres griegos de las prostitutas: La rapacidad de las prostitutas es un tema de broma corriente en la comedia.

Otra explicación es que la carrera de una prostituta independiente es corta e incierta: Los tratados de medicina proporcionan una estimación, pero muy parcial e incompleta, sobre su vida cotidiana. Así, las prostitutas esclavas, para continuar generando ingresos, deben evitar en lo posible quedar encinta. Las técnicas contraceptivas utilizadas por los griegos son mal conocidas, menos que las de los romanos. Parece igualmente verosímil que las pornai tuvieran el recurso al aborto o al infanticidio por exposición.

En el caso de las prostitutas independientes, la situación es menos clara: Su representación, muy frecuente, acoge cuatro formas, con algunas variantes: En las escenas de tocador, es frecuente que la prostituta tenga un cuerpo poco gracioso: Un kílix muestra incluso a una prostituta a punto de miccionar en un orinal.

La mujer es doblada a menudo en dos, las manos de plano sobre el suelo. Ahora bien, la sodomía es considerada como envilecedora para un adulto, y parece que la posición del perro por oposición a la posición del misionero era considerada poco gratificante para la mujer. Neera, cuya carrera es descrita en un discurso judicial, llega así a educar a tres niños antes de ser recuperada por su pasado de hetera.

La presencia de un demonio alado, de frutas, de vegetación y de un altar hacen creer que podría tratarse de un banquete ritual en honor de una divinidad ligada a la fertilidad, como Artemisa Ortia o Apolo Jacintio.

Se trataba, muy probablemente, de una hetera. En época helenística, Polemón de Ilión describe en sus Ofrendas a Lacedemonia citadas por Ateneo, XIII, 34a un retrato de la célebre hetera Cotina y una vaca de bronce dedicada por ella. En la época de la Comedia Nueva , las prostitutas se convirtieron, a instancia de los esclavos, en las verdaderas vedetes de las comedias. Hay varias razones para ello, pero destaca entre ellas el hecho de que mientras que en la Comedia Antigua se trataban temas políticos, la comedia nueva, sin embargo, se interesaba por temas privados y por la vida cotidiana de los atenienses.

Las intrigas de la comedia nueva recurren abundantemente a las prostitutas. La cortesana puede ser la primera chica amada del primer joven: Reconocida por sus verdaderos parientes gracias a las cosas dejadas en su cuna, la joven liberada puede ser desposada.

Es un personaje secundario muy corriente: Menandro crea, igualmente, a contracorriente de la imagen tradicional de la prostituta codiciosa, un personaje de cortesana con gran corazón en El arbitraje , donde permite el desarrollo feliz de la obra. Por el contrario, en los mundos utópicos de los griegos, no hay a menudo sitio para las prostitutas. En La asamblea de las mujeres v. Las prostitutas son consideradas una competencia desleal. Así, en el Pluto versos , Aristófanes pone en escena a una vieja y a su joven doncel, obligado por la pobreza a mimarla a cambio de dinero contante y sonante, medidas de trigo o vestidos.

Sin embargo, la gran mayoría de los prostitutos son para la clientela de hombres adultos. El periodo durante el cual los adolescentes son juzgados deseables se extiende, aproximadamente, desde la pubertad hasta la llegada de la barba, pues la vellosidad de los chicos era objeto de pronunciado asco para los griegos en este sentido, la depilación constituía una necesidad para los jóvenes adultos que quisiesen practicarla. Las ciudades instauran también un impuesto sobre los prostitutos.

Como las mujeres, los chicos son protegidos por la ley contra todo ataque físico, y no se conocen ejemplos de relación sexual entre un dueño y su esclavo antes de que lo mencionara Jenofonte. Por consiguiente, aunque es legal, el ejercicio de la prostitución es socialmente vergonzoso. Es, normalmente, el recurso de los esclavos o, de manera general, de los no-ciudadanos. Así se explica en Contra Timarco:

prostitutas madres militares prostitutas antigua grecia

0 thoughts on “Prostitutas madres militares prostitutas antigua grecia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *