Blog

Zerif supports a custom frontpage

Pablo escobar prostitutas contratar putas

pablo escobar prostitutas contratar putas

Pero Pablo había decidido convertirla en su esposa y lo consiguió cuando María Victoria cumplió 15 años. La adolescente abandonó su casa, se refugió en lo de su abuela en Palmira y lloró sus penas de amor en el regazo de la anciana.

La señora, confidente de su nieta, habló con un cura amigo para que la autorizara a casarse siendo menor de edad. Tomados de la mano, ante Dios y ante los hombres, los novios se juraron, en marzo de , amarse hasta que la muerte los separe.

Estuvimos en Palmira dos días, pasamos la luna de miel en casa de mi abuela y luego regresamos a Medellín" , recordó María Victoria en el documental "El ciudadano Escobar".

Ella conocía las infidelidades de su marido. Y aclaró que, ante todo, ella conoció al hombre que amó con locura a su familia. No al narco, no al infiel, no al cruel asesino. Ese amor por la familia fue el que llevó a Escobar a cometer el error que le costó la vida: María Victoria lo lloró sin consuelo. Las noches de pasión con la reina de belleza. Elsy Sofía Escobar Muriel tenía los ojos azules, el pelo rubio, largo y ondulado, y un cuerpo infernal de medidas perfectas que la llevaron sin escalas al trono de Reina Nacional de la Ganadería Pablo Escobar quedó impactado por esas curvas.

Y la quiso como trofeo. Esos dos años fueron suficientes para que la novia clandestina del capo del Cartel consiguiera un buen apartamento en Medellín, un auto, ropa de marca y joyas caras. Para Popeye también fue un tiempo de oro: El romance del narco y la reina de belleza empezó a escribir su capítulo final en los primeros meses de Y todo fue por un maldito helicóptero.

Escobar y Elsy Sofía regresaban de una playa en el Pacífico colombiano cuando el motor de la cola falló. Pablo salió ileso, sin un rasguño. El piloto quedó mal herido, el guardaespaldas tuvo fractura de fémur, y la amante del capo se quebró el brazo izquierdo. El helicóptero de apoyo, que siempre acompañaba al jefe del Cartel de Medellín, los llevó hasta la clínica Las Vegas.

Y relata, con lujo de detalle, cómo Escobar le contó el final con la miss colombiana. Hasta que le entró la ambición — respondió Escobar. Hay que matar a Wendy. Todo lo que ella pedía, Pablo se lo daba. Durante un fin de semana de amor, escapando de su familia, la llevó a Nueva York y se pavoneó con ella por las calles de Manhattan: Y Wendy no cumplió. Un hijo fuera del matrimonio era algo inaceptable. Para Escobar la familia era sagrada. Cuando la mujer despertó Escobar le informó que la relación había terminado.

Le ofreció una copa. Conversaron, bailaron, se sedujeron. Y se fueron juntos para el suntuoso apartamento que Escobar le había regalado a la modelo en sus tiempos de amantes.

Al día siguiente, Popeye le contó a su jefe que se había enredado con Wendy. Tenga cuidado, ahí hay algo raro. El lugarteniente jura que no se ofendió cuando Escobar le dijo que él era poca cosa para la modelo: Yo era un sicario y ella buscaba narcos. Era una mujer muy cara.

Los narcotraficantes en ese momento eran extremadamente ricos: Yo no podía darle nada de eso. Por eso el patrón lo vio raro. Él tenía un octavo sentido… ". Pero Popeye siguió viendo a Wendy. Escobar, desconfiado, empezó a investigarla. Le mandó a intervenir el teléfono.

Una grabación le mostró que no estaba equivocado. Se había transformado en informante del Bloque. El sicario recuerda con claridad ese día: Estaba Pipina, la mano derecha de Pablo.

Y yo sabía que cuando el patrón mandaba a matar a uno de la organización se lo encargaba a su mejor amigo. Entonces, el patroncito me pone la grabación. Y escucho la voz de Wendy… ".

Yo sé qué tengo que hacer. El me trataba con cariño, pero era el patrón de patrones. Las órdenes no se discutían. Yo la quería con toda mi alma, pero me sentí usado", advierte Popeye.

Y luego, con un frialdad que estremece, relata cómo asesinó a Wendy Chavarriaga Gil: Y mandé dos de mis hombres, porque yo estaba enamorado y no quería ser quien la matara. Me paré a media cuadra. No existían los celulares y llamé por teléfono al restaurante.

La vi en el charco de sangre y sentí un cosa brutal de rabia, amor, tristeza y odio. Como si me saliera de dentro un espíritu maligno.

Nunca he vuelto a sentir nada igual. Usted no sabe lo que es matar a una persona a la cual se adora. Pablo, el pésimo amante. Culta, de una familia de alta sociedad, educada en el Anglo Colombian School -hablaba inglés y francés a la perfección-, sabía tanto de política como de moda, y le gustaba sentir la adrenalina del peligro corriendo por su cuerpo. A nada le temía. Era vanidosa, altiva, audaz. Un cocktail irresistible para el jefe narco. Se conocieron en cuando ambos estaban en la cima de sus carreras.

Virginia lo obligaba a dormir en camas separadas porque no le gustaba que nadie la viera despertarse a cara lavada, sin maquillaje. La famosa presentadora era una mujer que nunca permanecía demasiado tiempo sin un hombre a su lado.

Un paseo campestre para que su invitados pudieran conocer el maravilloso zoológico con hipopótamos y jirafas que tenía en su mansión. Allí estuvo hospedado en una quinta de dos pisos y cinco habitaciones a todo dar; no le faltaban lujos, ni comodidades, pero rebosaba el mal gusto.

Dentro de un establo aledaño había un avión Cessna , monomotor, y un yate en reparación, montado sobre gatos. Cerca de 15 bailaban sincronizados, como humanos, en una pista de arena.

Miró de reojo a Cabiedes y este lo aprobó con una sonrisa y el puño derecho cerrado con el pulgar hacia arriba. Si puede traer un Ranger sería muy bueno. Es el helicóptero perfecto para el servicio que usted necesita. Se utiliza mucho como policial y ambulancia. Pero eso no existe, mi grupo se llama es Alianza de Sangre. Yo he ido muchas veces a Suramérica: Pero, tiempo después, supe que el giro bancario con el que se pagó la Bell Helicopter lo recibió de una empresa legal manejada por el clan colombiano de los hermanos Cifuentes Villa, de Medellín, encargados de lavar la mayor parte del dinero del cartel de Sinaloa mediante una red multinacional descubierta tiempo después por el gobierno de Estados Unidos.

Se puso uno de cada uno. Solicitando autorización para iniciar motores: Allí, también, le pintaron la matrícula legal, a la que el mismo piloto, cuando estuvo seca, le hizo dos cambios estratégicos con cinta pegante negra: Una F la convirtió en E y una C en O.

El copiloto bailó con todas las mujeres, bebió hasta caer inconsciente sobre una silla, pero nunca dijo su nombre. Desde el aire tiene enorme parecido con las montañas de los Andes. Y tu familia va a estar bien. Sólo te pido un sacrificio. No es que estés secuestrado, tranquilízate.

Otra cosa que quiero decirte es que nunca vas a ver mis negocios en funcionamiento ni te vas a mezclar con la parte militar.

Antes de una hora tenían las nuevas denominaciones de los once escondites principales del capo: Cada nombre surgió de alguna circunstancia relacionada con el lugar. Un regalo especial para ti. Por nuestra amistad, güey. La nave desapareció por el norte y aproveché para darles una instrucción: Dejaba a su paso una estela olorosa de Santos, de Cartier, uno de sus perfumes favoritos.

La cacha de la pistola, también de oro, que llevaba en la cintura tenía escrito con incrustaciones de esmeraldas colombianas: En esa misma estancia, meses después, recibió al que decían era un general colombiano, vestido deportivamente. En el convulsionado mundo de la delincuencia organizada, la prostitución y los contactos con chicas prepagos son parte esencial en las negociaciones y el comportamiento de los cabecillas y sus secuaces.

Revelaciones del Bajo Mundo presenta un reportaje sobre el fenómeno, analizando sus diversas implicaciones en materia económica, social y de seguridad. Conseguir prepagos para los cabecillas y sus socios es, al parecer, un trabajo bien remunerado en las bandas criminales.

Foto de Manuel Saldarriaga. Las chicas se miran, sus cuerpos se entrelazan como serpientes y la corte masculina enloquece. Mileydi y su colega abandonan la fiesta privada con sonrisas de oreja a oreja. Mileydi se convirtió en prepago a los 17 años, cuando cursaba segundo semestre de una tecnología en Administración de Empresas.

En esas circunstancias, un profesor comenzó a halagarla , piropos iban y venían en clase, hasta que destapó su lasciva oferta: La estudiante aceptó, con la condición de que él consignara antes el dinero.

Días después, el comercio carnal se consumó en casa del docente. La historia me la cuenta Mileydi en un restaurante de Medellín, masticando despacio una arepa con champiñones. A diferencia de hace dos semanas, cuando la vi actuar con aire de diva y disfraz de enfermera sexy, hoy parece una prójima cualquiera de 22 años, de bluyín, blusa y chaleco tejido.

Le quedó gustando el negocio y continuó, ya no por necesidad, sino por gula de plata. Terminó su carrera y trabajó un año en una multinacional. Así, tomó la decisión: Yo uso mi libreta para promediar la cifra y el tiempo, y el resultado es que cada 43,8 horas se acostó con un tipo diferente. Pienso en el alto riesgo que tiene de contraer enfermedades y ser una de las Sus clientes, prosigue, van de los 18 a 85 años, con mayor participación del rango de hombres casados entre los 25 y 40, casi todos de Medellín.

Con dos amigas arrienda un apartamento en El Poblado, que usan como oficina. Atienden por lo general tres visitantes diarios, a riesgo de que la administración descubra la trama y las expulse del edificio. Eso les ha ocurrido cinco veces. Mileydi no trabaja para matronas, es independiente.

De resto, el dinero que recibe es ganancia neta y no paga IVA ni impuestos, como en todo empleo informal.

pablo escobar prostitutas contratar putas Estaba acompañada de dos proveedores y proyectiles calibre 9 milímetros. Y que los clientes contribuyen a esa esclavitud. Y también l a fascinación que el capo narco provocaba en toda Colombia. Pero Pablo había decidido convertirla en su esposa y lo consiguió follando prostitutas rumanas prostitutas reus María Victoria cumplió 15 años. Y entonces llegó Pablo nadando hacia mí, me abrazó, me dijo que él me tenía, que me quedara tranquila. Ver la problematica desde una perspectiva moralista es propio de mojigatos de la edad media, el sexo es un componente propio de la especia humana, la pregunta es como el gobierno, empresarios, anunciantes y prostitutas se organizan para operar dentro de un marco juridico que garantice la seguridad fisica y social de todos los involucrados.

Y luego, con un frialdad que estremece, relata cómo asesinó a Wendy Chavarriaga Gil: Y mandé dos de mis hombres, porque yo estaba enamorado y no quería ser quien la matara. Me paré a media cuadra. No existían los celulares y llamé por teléfono al restaurante. La vi en el charco de sangre y sentí un cosa brutal de rabia, amor, tristeza y odio. Como si me saliera de dentro un espíritu maligno.

Nunca he vuelto a sentir nada igual. Usted no sabe lo que es matar a una persona a la cual se adora. Pablo, el pésimo amante. Culta, de una familia de alta sociedad, educada en el Anglo Colombian School -hablaba inglés y francés a la perfección-, sabía tanto de política como de moda, y le gustaba sentir la adrenalina del peligro corriendo por su cuerpo. A nada le temía. Era vanidosa, altiva, audaz.

Un cocktail irresistible para el jefe narco. Se conocieron en cuando ambos estaban en la cima de sus carreras. Virginia lo obligaba a dormir en camas separadas porque no le gustaba que nadie la viera despertarse a cara lavada, sin maquillaje.

La famosa presentadora era una mujer que nunca permanecía demasiado tiempo sin un hombre a su lado. Un paseo campestre para que su invitados pudieran conocer el maravilloso zoológico con hipopótamos y jirafas que tenía en su mansión. La primera vez que se vieron, Virginia quedó maravillada por "su enorme generosidad". Ella y su novio se encontraron con Escobar cuando regresaban del hospital de la hacienda, ya que habían chocado con un boogie durante un paseo por las instalaciones.

Fui a nadar en uno de los ríos de su propiedad y se formó un torbellino. Veía que había cincuenta personas a mi alrededor pero nadie se daba cuenta de que estaba en peligro, que el agua me chupaba.

Y entonces llegó Pablo nadando hacia mí, me abrazó, me dijo que él me tenía, que me quedara tranquila. Supe que en los brazos de ese hombre yo no tenía nada que temer ", confesó Virginia en una entrevista de tevé. Ese abrazo en el agua, esa piel contra piel, fue el comienzo de un tórrido, secreto y enfermizo romance: Pero también la enamoró la vida de película que Escobar le ofrecía: Virginia y Escobar estaban locos de amor.

El había quedado hipnotizado por su belleza, sus piernas largas, sus ojos almendra, sus pestañas eternas. Vallejo se derretía frente al narco: Por él había "sacrificado" su vida de niña bien y sus exquisitas amistades de la alta sociedad.

Escobar sabía que tenían que ser discretos, porque los dos eran muy famosos en Colombia. Pero nada le importaba. Salía sin sus custodios y disfrutaba de las corridas de toros de la plaza de La Macarena. La llevaba a bailar rumba a Kevin, la discoteca de moda en Medellín. Un día sintió que las joyas ya no alcanzaban y, conociendo la extrema coquetería de su amante, le regaló algo que ninguna mujer podía soñar en Colombia: Virginia regresó de Brasil con los pechos redondos y firmes y una nariz respingada de muñeca.

La vida de lujos y pasión de los amantes cambió para siempre el 30 de abril de , cuando Pablo Escobar Gaviria mandó a asesinar al ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla. El Estado lo perseguía: El jefe del Cartel estaba obligado a huir y a vivir en las sombras. Empezaron las visitas clandestinas, el estrés, las agresiones verbales y también físicas. Acostados, uno muy pegado al otro en la cama, le leyó "La canción desesperada" del poeta chileno.

Abrazados, lloraron desconsoladamente, ante la inminencia de un final que se tornaba inevitable. La ruptura, sin embargo, nada tuvo que ver con el creciente baño de sangre que enlutaba a Colombia.

Fue una simple cuestión de celos. Virginia se enfureció con Pablo cuando se enteró que él le había regalado un collar de mil dólares a otra mujer.

Corría , y la bella amante dio el portazo para siempre. Desde , Virginia Vallejo vive en un departamento de dos ambientes en Miami, donde se exilió bajo el régimen de testigo protegido por haber declarado contra las mafias de Colombia, los Cartel de la droga y los vínculos narco con la política. Escribió un libro "Amando a Pablo, odiando a Escobar" , donde cuenta en detalle su romance secreto con el zar del Cartel.

En Pablo yo encontraba protección y dinero, aunque también le tenía miedo" , confesó. A los 67 años, ya no le teme a los detalles picantes. Y en la tevé de Miami disparó con munición gruesa contra Escobar: La hermana de Escobar, Alba Marina, se enfurece cuando le nombran a Vallejo: Estuvo con ella hasta que se cansó y la envió a estudiar cine a los Estados Unidos para poder liberarse de su acoso.

Él se beneficiaba de su imagen. El amor no se mide por los galones de gasolina o el precio de las joyas". Popeye, sin embargo, la desmiente: No fue una amante, fue su mujer. Estaba loco por ella ". Todas las niñas vírgenes. Cerca de las tres de la madrugada, Pablo Escobar Gaviria se despertaba sintiendo un antojo irrefrenable: Cuando comenzaban a freír, agregaba el arroz y los revolvía.

Escobar lo comía con un vaso de leche caliente y dos arepas. Al terminar pedía un café, también con leche, muy espumoso: A esa hora hablaban de mujeres. Y cuenta que Escobar tenía un maletín con juguetes sexuales para sus noches de lujuria: Yo nunca participé de una orgía con él", dice con seriedad. Para relajarse el zar de la droga le daba dos o tres pitadas a un cigarrillo de marihuana. Nunca probó la cocaína: Y tomaba solo alguna cervecita: Las chicas vírgenes eran su debilidad.

Los jóvenes las convencían de acompañarlos, se las llevaban al capo, y las niñas tenían su primera experiencia sexual en esos días que permanecían a merced del narco.

Casi todas eran de barrios humildes. También un apartamento en un barrio popular. Escobar afirmaba con el pecho inflado: El comandante Hugo Aguilar Naranjo , uno de los hombres clave en la caída de Escobar, cuenta que esa debilidad por las niñas llegó a oídos de la policía. Antes de una hora tenían las nuevas denominaciones de los once escondites principales del capo: Cada nombre surgió de alguna circunstancia relacionada con el lugar.

Un regalo especial para ti. Por nuestra amistad, güey. La nave desapareció por el norte y aproveché para darles una instrucción: Dejaba a su paso una estela olorosa de Santos, de Cartier, uno de sus perfumes favoritos.

La cacha de la pistola, también de oro, que llevaba en la cintura tenía escrito con incrustaciones de esmeraldas colombianas: En esa misma estancia, meses después, recibió al que decían era un general colombiano, vestido deportivamente.

Sobre las cinco de la tarde, llegó un Bell viejo, de dos aspas, de los que la organización tenía cuatro, que llevaba inscrito en los costados el mismo aviso del nuestro: Sin apagar los motores, desembarcó una mujer rubia, alta, de senos abultados y una dentadura impecable.

Ella le respondió con una mueca forzaba de afecto. Se los habían llevado los delegados de la Procuraduría del DF con quienes estuvo reunido esa tarde. A veces sentía que contenían mensajes cifrados para tener en cuenta.

Cuando estaban volando, ambos hablaban por medio de los intercomunicadores internos del helicóptero Bell Ranger para evadir el ruido del motor. Esa mañana llevaba puesta una chamarra chaleco antibalas que, decía, se lo había vendido un proveedor colombiano en el DF. Eres el mero-mero, bendito sea Dios.

Desde el parlante gritamos que no disparen, que hay una bomba en el penal, que estén todos quietos porque ya va a llegar otro helicóptero para desactivarla. A mí ese plan no me suena. Así, si disparan no pasa nada. A Arturito lo sacan a tomar sol a las once de la mañana y ahí es cuando llegamos, de una vez hablando por el altoparlante: Enseguida, bajamos la caja blindada. El tema que iban a tratar en la reunión era espinoso: Otro de los hermanos Arellano Félix, Francisco Rafael, fue asesinado durante una fiesta familiar en Baja California por un payaso que sacó un revólver de uno de sus enormes bolsillos y le disparó al narcotraficante en la cabeza y el tórax al final de la representación cómica para la que fue contratado, y huyó.

Excepto quienes estuvieron en la reunión, nadie supo cómo se saldó un lío de 80 millones de dólares que pudo haber terminado en un inmediato duelo a muerte. Los dos narcotraficantes se despidieron al terminar el encuentro con la mejor manifestación de amistad frente a sus hombres: En el puesto del copiloto hay una palanca de esas. Es duplicado activo de la que el piloto maniobra entre sus piernas durante el vuelo. Al manipular cualquiera de las dos, se mueven ambas.

Y desde entonces, el debate no ha cesado. Hace 10 días, decenas de prostitutas salieron a la calle en París para exigir la despenalización de los clientes.

O el de Alemania, un país considerado uno de los mayores prostíbulos de Europa, donde entre Allí la prostitución es una actividad regulada desde Y los contactos que antes se hacían en las aceras ahora son en Internet donde también hay proxenetas y mafias. A perseguirles en La Red, y también a los clientes, se dedican ahora equipos especializados de la policía sueca.

En España, la prostitución es alegal. Es el caso de Barcelona, aunque la mayoría de las multas impuestas ha sido para los compradores de sexo. En , Suecia aprobó una ley que penalizaba la compra de servicios sexuales.

0 thoughts on “Pablo escobar prostitutas contratar putas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *